Cuando las personas malvadas prosperan

Refúgiese en el Señor

Este devocional está inspirado en la pregunta "¿Y ahora qué?" mientras el liderazgo de la iglesia evalúa los cambios que se han producido debido al COVID-19.


El Salmo 73, refleja la frustración comprensible cuando las expectativas del Salmo 1 no se concretan en la experiencia vivida.

Aquí, el salmista ve la “prosperidad (shalom) de las personas malvadas” en lugar de las personas “justas”. Su ‘paz’ es extensa y ‘descarada’ – están físicamente sanas, bien alimentadas y no sufren problemas. Para empeorar las cosas, ellas no ocultan su maldad, sino que están llenas de orgullo y “amenazan con la opresión”, multiplicando su riqueza mientras otras personas sufren.

En resumen, exactamente aquellas personas cuyo camino debería “perecer” (Salmo 1:6) no solo se encuentran bien, sino que se enseñorean de las demás personas. El mundo está al revés...

El salmista pierde la esperanza. Como Job, se pregunta si tiene sentido mantener su “corazón limpio” o ser inocente. A pesar de sus mejores esfuerzos, la recompensa predecible que sugiere el Salmo 1 simplemente no está sucediendo; ¡No es justo!

El sorprendente cambio de perspectiva, su momento de reorientación, ocurre al entrar al santuario (vs.17).

Él está convencido de que la prosperidad de las personas malvadas es temporal; él todavía espera que ellas tropiecen, pero puede que se tome un tiempo. Y lo que es más importante, ya no se ve al SEÑOR como “Papá Noel”, que castiga a las personas “de mal comportamiento” y recompensa a las “personas amables”; la relación con Dios se ha convertido en su propia recompensa.

“¿A quién tengo yo en los cielos? Aparte de ti nada deseo en la tierra.” (Salmos 73,25, RVA 2015)

Aunque, el salmista no se aleja por completo de una mentalidad retributiva (el v.27 repite la convicción de que “los que se alejan de ti perecerán”), el factor determinante ahora se ha vuelto relacional (la cercanía o distancia de Dios). En lugar de envidiar la prosperidad de las personas malvadas, como al principio, el salmista se deleita en una relación más estrecha con Dios.

La afirmación final subraya un motivo crucial en los Salmos, a menudo vinculado a la oración misma (compárese con Salmo 2:11; 91: 2). El acto de venir a Dios, con frustración e incluso enojo, representa una forma clave de “refugiarse” en el SEÑOR.

— Un artículo del CMM por W. Derek Suderman, profesor del Antiguo Testamento (estudios teológicos) en ‘Conrad Grebel University College’, Canadá, que asiste a la Iglesia Menonita Stirling Ave., Kitchener, Ontario, Canadá.


Reconociendo cómo la pandemia ha cambiado los rituales, hábitos y expectativas en torno a la asistencia a la iglesia, MennoMedia ha desarrollado una serie de devocionales, reflexiones y herramientas prácticas destinadas a equipar a pastores, pastoras y a congregaciones, como también a nutrir a la comunidad: “¿Y ahora qué? Liderando iglesias durante el COVID”.

 

Obtenga más información sobre la serie de MennoMedia y descargue los recursos (en inglés) aquí

 

What now? Agosto

 

What now? Septiembre

 

What now? Octubre

 

What now? Noviembre

You may also be interested in:

hand holding vaccine vial with blurred, masked face of health worker in background

Love neighbours: share vaccines

El Congreso Mundial Menonita pide a sus miembros de todo el mundo que amen a sus semejantes en la actual pandemia de coronavirus apoyando la atención... Leer más

Do not fear: prayers for COVID-19

Con el Coronavirus (COVID-19) inquietando la familia humana global, los líderes del Congreso Mundial Menonita ponemos nuestra confianza en el Dios... Leer más

Comentarios